ESPERANZA
1. f. Estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos.
2. f. Valor medio de una variable aleatoria o de una distribución de probabilidad.
3. f. En la doctrina cristiana, virtud teologal por la que se espera que Dios dé los bienes que ha prometido.

Mensaje de esperanza -Paul McCartney

Qué amplitud de descripciones para Esperanza, desde un estado de animo, …a que Dios cumpla su promesa, ….pasando por una variable estadística.
Normalmente son tres hermanas muy unidas: Fe, Esperanza y Caridad y suelen estar intrínsecamente relacionadas.

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde… lo cual a menudo  es cierto, pues muchas veces  hace falta tener fe para mantener esperanza: la gente creyente tenemos mas facilidad para mantener la Esperanza, no porque seamos mas tontos o idealistas, sino porque tenemos fe verdadera, y la fe mueve montañas
Se puede estar ,de acuerdo con el escritor checo Václav Havel, que decía “Esperanza no es lo mismo que optimismo. No es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte”

Muchas veces he dicho que la satisfacción es un cociente entre los esperado y lo obtenido, por lo que no tener esperanzas es ser demasiado racional , pero tener demasiadas es malo – ser demasiado emocional , pues aunque se logren cosas , si están alejadas de lo que esperábamos nos crea una amarga sensación de insatisfacción.

Mantén la Fe!

Algunas personas han perdido toda Esperanza en la vida , pero  algo intangible nos da ese  empujón o soporte que necesitamos para afrontar desafíos y destinos de la vida.
Me gusta la definición de
Aristoteles: “La Esperanza es el sueño del hombre despierto” por un lado indica que somos plenamente conscientes – no estamos dormidos- , pero por otra parte los relaciona con un sueño: algo que puede ser irreal: algo onirico, un deseo, un anhelo, algo difícil, pero no imposible.
La mayoría de personas esperamos algo de la vida, tenemos esperanzas , tanto propias, como de las personas que queremos y conocemos, e incluso de personas que no conocemos personalmente, pero para las que deseamos un cambio a positivo:  por ejemplo gente enferma (especialmente si son niños), la población de ciertos sitios donde se han producido catástrofes, o donde se den situaciones políticas indeseables (esto se da en casi todo el mundo…)

El que espera desespera , el refranero españoles es sabio; y  es que para muchas cosas en esta vida, se puede/debe ser pacientes, pero a veces esperar demasiado es malo.

¿Quien no conoce  la canción  Penelope – Serrat o “En el muelle de san blas” de Mana  –  en la cual dos mujeres que tuvieron un apasionado romance de juventud, esperan interminablemente la vuelta  de sus amores verdaderos?

En el en caso de Penelope, cuando este vuelve , ha envejecido y ella al recordarlo joven lo rechaza porque lo ha idealizado 

El muelle de San Blas- Maná está basada en una historia real de Rebeca Méndez, a quien llamaban ‘La Loca del Muelle de San Blas’, pues  1971, en la Playa El Borrego ,  perdió al amor de su vida, ‘Manuel’, unos días antes de su boda muriendo ahogado; llegado el día de la boda, Rebeca se vistió de novia, y se quedó esperando a Manuel en la playa. No asumió su muerte,

Con respecto al concepto muerte, he de confesar que -en otra escala-, me pasa como a Rebeca: no puedo asumirlo – interiorizarlo en su magnitud – . No sé si es por mi fe, o por un problema de falta de madurez (exceso de infantilidad), pero tengo una obstinación insconciente en negar la aceptación de no  volver a ver a alguien a quien quiero nunca más

Esto me ayuda mucho a sobrellevar la perdida de personas queridas. Quizás es un poco auto engaño como mecanismo de defensa (igual que cuando los niños pequeños al tener miedo  se tapan cabeza y todo con las sábanas como medio de defensa-) pero me da mucha tranquilidad

Recuerdo que cuando tenía 11 años solo había  dos canales de TV, y la mayoría de las emisiones y programas eran en blanco y negro. Los sábados en la 1 por la noche ponian “Sábado cine” y solían ser películas en color.
Me marcó para siempre la película de  “El planeta de los simios” protagonizada por Charlon Heston, la escena final, cuando tras lograr huir a caballo por una playa, se dan de bruces con los restos de la estatua de la libertad, vestigios del pasado y prueba irrefutable de que se encontraban en la Tierra y no en otro planeta como ellos pensaban.
Nunca vi en la vida un mensaje más desesperanzador. Se te caía el alma a los pies, como cuando crees que has arreglado un problema y vuelve a surgir .. por no mencionar cuando alguien cree que ha superado una enfermedad grave y aparece de nuevo.

Color esperanza

Muchas veces tenemos esperanzas de cosas mas livianas,: como cuando hemos tenido una vivencia positiva:  una fiesta, un encuentro con gente que hacía años que no veíamos , un viaje de estudios o de trabajo, un encuentro fortuito ,unas vacaciones,… en los cuales se produjo “la magia” y obtenemos unas sensación de felicidad y satisfacción que queremos que dure para siempre (un subidón de endorfina y dopamina)
Entonces intentamos repetir ese coctel, y tenemos la esperanza de que aunando  de nuevo los mismos ingredientes que consiguieron ese resultado, volveremos a conseguir ese sensación, cuando lo mas probable es que jamás suceda. Puede ser mayor, menor, e incluso similar, pero jamás será igual …siempre será distinta.
De hecho yendo las mismas personas a los mismos sitios y en las mismas fechas obtendremos satisfacciones totalmente distintas a lo largo del tiempo, porque en la vida confluyen muchos factores, siendo los cambios que produce el paso del tiempo el principal factor.

Cada uno de nosotros no es igual ni tiene los mismos gustos ni preferencias o sentimientos a lo largo de su vida y también van evolucionando nuestras esperanzas,
Decía
Francis Bacon “La esperanza es un buen desayuno, pero una mala cena”, lo cual desde un punto de vista comparto pues es lógico  ser idealista de joven, con suficiente motivación para intentar conseguir grandes cosas en la vida , y mas realista de viejo pues ya se ha dispuesto del tiempo y se conoce la realidad – la escena de la revisión para la libertad condicional de Morgan Freeman en cadena perpetua es magnífica –


Pero por otro lado discrepo, pues cuanto más acercamos al final más nos aferramos a la Esperanza… “se dice que muchos son “ateos” hasta que el avión se va a estrellar, ….y es que la esperanza de que “debe haber o hay algo mas después de la muerte” es lo único a lo que agarrarnos cuando llegamos al fin de nuestra existencia terrenal (independientemente de ser religiosos o no).

No hay que vivir esperando aquellas grandes cosas que en teoría nos van a suceder en la vida: no hay que centrarse exclusivamente en asuntos transcendentales,  y que toda nuestra existencia gire a en torno a ellos al 100%: hay que hacer cosas pequeñas día a día para -con el tiempo- lograr cosas grandes: La construcción de una catedral comienza colocándo  una sola piedra…
El secreto básico de la vida, lo dijo ya a inicios del  sigloXlX Ralp Waldo Emerson “Grabad esto en vuestro corazón: cada día es el mejor del año” y es que el tiempo es lo único que si perdemos no recuperamos jamás y hay que intentar ser feliz cada día, aunque sea un lunes de febrero – no esperes a fines de semana y/o vacaciones o grandes eventos porque la vida , si no la aprovechas se te escapa irremediablemente como arena entre los dedos , y cuando te quieres dar cuenta ya eres demasiado viejo para hacer cosas que aparcaste en su día “temporalmente”. No dejes cosas para mas adelante  y hazlas ya. .. porque luego te arrepentirás si no lo has intentado por lo menos.

Exprime la vida, y ten esperanzas, pero con los pies en el suelo y trabajando en la medida  de lo posible día a día para alcanzar esas metas, pero sin dejar de vivir lo positivo que cada día te brinda, que en muchas ocasiones son cosas a las que no das importancia  hasta que las pierdes.

A veces viendo las noticias y observando las injusticias que pasan -no solo lejos, sino a nuestro lado. se pierde la Esperanza en el ser humano y se presiente un futuro incierto que se cierne sobre nosotros.

Pero luego aparece algo positivo, y/o tenemos una vivencia cercana que nos supone un rayo de luz que nos permite mantener encendida la chispa de la Esperanza.

SIEMPRE HAY ALGUN MOTIVO PARA TENER ESPERANZA